Bienvenidos

Bienvenidos al Observatorio de Valores y Educación en Humanidad, una plataforma global contra la violencia, con un enfoque particular sobre las necesidades de nuestra Infancia y Adolescencia.

A través de la educación en derechos y valores humanos, procesos de renovación, y la creación de pautas educativas e institucionales, he dedicado mi trabajo al empoderamiento de individuos, grupos e instituciones trabajando hacia una mayor armonía colectiva, adquiriendo habilidades psico-sociales para desarrollar “actitudes predictivas y culturas preventivas” contra la violencia, hacia la humanidad.

Tras más de 10 años desarrollando investigación, realizando evaluaciones, asesorando a organizaciones e individuos, queríamos desarrollar una plataforma en la que organizaciones y particulares pudieran encontrar información y compartir experiencias, un centro de recursos enfocado a la mejora de una red de trabajo, una herramienta práctica de búsqueda sistemática de mejores prácticas que predicen y previenen la violencia en la comunidad educativa.

Teniendo en cuenta que entendemos que la “comunidad educativa” implica todo y a todos a quienes están expuestos nuestros niños y adolescentes, tenemos que incluir primeramente en este proyecto a las familias y los maestros; pero también a los entrenadores, trabajadores de la escuela, las fuerzas del orden, legisladores, políticos, profesores universitarios e investigadores; y además, los medios de comunicación, las TIC, instituciones y organizaciones.

Espero que se unan a nosotros en este viaje, combinando esfuerzos, compartiendo experiencias y contribuyendo al desarrollo de programas de calidad, estrategias y materiales destinados a mejorar nuestros valores humanos, y a través de ellos, nuestra “convivencia”.

Dr. Gonzalo Torquemada De La Hoz

Director

OVEHUM

El OVEHUM es un observatorio dedicado a recopilar y compartir información y prácticas relacionadas con “valores y educación en humanidad”, como una estrategia para tratar, y prevenir, todo tipo de violencia contra los niños y adolescentes.

Este Observatorio es la plataforma a través de la cual investigadores, expertos, organizaciones, estudiantes, familias, maestros, etc. pueden compartir estudios, experiencias, expectativas, preocupaciones y conocimientos relacionados con todos los temas involucrados en este esfuerzo, dirigido a lograr una ciudadanía global humanizada.

Nuestros Principios

Estamos comprometidos con los cuatro principios rectores de la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño (CDN):

No Discriminación (artículo 2): La CDN se aplica a todos los niños, independientemente de su raza, religión o habilidades; lo que piensan o dicen, independientemente del tipo de familia de la que vienen. Ningún niño debe ser tratado de manera injusta sobre cualquier base.

Interés Superior del niño (artículo 3): Debe ser la preocupación principal en la toma de decisiones que les puedan afectar. Todos los adultos deben hacer lo que es mejor para los niños, y pensar en cómo sus decisiones afectarán a los niños. Esto también se aplica a los presupuestos, a las políticas y a los legisladores.

Derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo (artículo 6): Los niños tienen el derecho a vivir. Los Gobiernos deben asegurarse de que los niños sobreviven y se desarrollan de forma sana.

Respeto por las opiniones del niño (artículo 12): La CDN anima a los adultos a escuchar las opiniones de los niños e involucrarlos en la toma de decisiones – no a dar a los niños la autoridad sobre los adultos. El artículo 12 no interfiere con el derecho y la responsabilidad de los padres a expresar sus puntos de vista sobre los asuntos que afectan a sus hijos. Por otra parte, la Convención reconoce que el nivel de participación de un niño en las decisiones debe ser apropiado para el nivel de madurez del niño.

Nuestra Filosofía

Entendemos que nuestra sociedad es víctima de un clima generalizado de violencia y agresividad, y que esto va en contra de nuestra humanidad. Las dinámicas sociales y económicas que nos hemos impuesto a nosotros mismos en los últimos años, junto con el desarrollo masivo de las nuevas tecnologías y sus respectivas herramientas de comunicación, nos deja en un estado de espera en el que hemos perdido la conciencia de quienes somos, lo que hacemos y cómo lo estamos haciendo.

En este contexto, tenemos que repensar nuestros valores humanos, nuestras dinámicas sociales y virtuales, y la educación que necesitamos para desarrollar “actitudes predictivas y culturas preventivas” contra este ambiente violento y agresivo que afecta a todos, pero en particular a los más vulnerables de nosotros, nuestros niños y adolescentes.