5 Medidas Contra la Explotación Sexual de Sus Hijos

La primera parte del lema de nuestro observatorio dedicado a predecir y prevenir cualquier tipo de violencia contra los menores, alude a nuestras “actitudes predictivas”. Estas actitudes implican tomar una serie de medidas, en diversos ámbitos. Este post se centra 5 medidas que debemos tener presentes en el uso que hacemos nosotros mismos de Internet y de las aplicaciones móviles en relación a nuestros hijos, para no ser detectados por redes de explotación infantil. Pensamos que esto nunca nos puede pasar a “nosotros”, pero en realidad, está pasando.

Actualmente ya no es suficiente sensibilizar sobre la importancia de que los menores hagan un uso responsable de Internet. Ahora también es necesario apelar a la responsabilidad de los adultos, ya que también ellos están exponiendo a los menores sin parar a pensar en las posibles consecuencias. Las nuevas tecnologías y herramientas de redes y plataformas, como salas de chat, sitios de citas o los juegos en línea, presentan más oportunidades para la interacción; pero también aumentan la posibilidad de que los delincuentes pongan en su punto de mira a niños vulnerables.

Los niños tienen un gran valor en el mercado de la explotación sexual, y aunque hay víctimas cada vez más pequeñas, las edades críticas van desde los 9 hasta los 12 años, y en un siguiente nivel, desde los 12 hasta los 16. El actual uso que hacemos de la tecnología aumenta las oportunidades que facilitan la explotación sexual infantil. Una vez que se han publicado imágenes, o se han compartido a través de Internet; hay poco control sobre quién puede acceder a ellas. Al mismo tiempo, existe software de GPS disponible para dispositivos móviles que proporciona las coordenadas que identifican el lugar donde se tomó la fotografía. Esta es una de las razones que nos llevan a declarar que sería necesario regular el uso de los smartphones y sus aplicaciones en una ley que establezca los límites de edad, como ocurre en el caso del carnet de conducir.

Por desgracia, los familiares de niños de 9 años están regalando tablets y smartphones sin pensar en sus consecuencias, ni en sus necesidades. De hecho, en España un 76% de los menores entre 11 y 14 años utilizan Whatsapp de forma regular, ya sea en su propio teléfono, o en el terminal de sus padres, mientras que la política de la compañía declara que la edad mínima para utilizar esta aplicación es 16. Ahora bien, pueden seguir las tendencias que imperan y escuchar las banales excusas de que son “nativos digitales” entrando en un juego que ni si quiera los adultos podemos controlar, o pueden pensar en lo que aconsejamos a continuación y optar por cambiar sus actitudes para protegerse a sí mismos y a sus hijos.

A continuación presentamos 5 medidas para proteger la detección de sus hijos en Internet. 

  1. Por muy orgullosos que estén de sus hijos, NUNCA suba fotos de sus hijos a aplicaciones como Facebook o Watsapp (por nombrar las más usadas). Recuerde que la imagen de un menor es PRIVADA, y que su ubicación a través de usted, o de los uniformes escolares, o de los equipos deportivos, o de los colegios o actividades extra-escolares, es muy sencilla para un depredador.
  2. Tampoco debería subir fotos CON sus hijos a Internet, a no ser que controle totalmente a las personas que pueden acceder a estas fotos. Pero sobre todo, NUNCA suba fotos de los cumpleaños de sus hijos, ni ponga etiquetas sobre la edad, ni sobre donde celebran sus fiestas. Estos datos son muy concretos y permiten localizar a alguien de una forma muy rápida y sencilla.
  3. Si ya lo ha hecho, BORRE todas las fotos, revise las políticas de privacidad y limite todas las visualizaciones externas a sus amigos, siempre y cuando usted conozca PERSONALMENTE a esos amigos. De lo contrario, elimine todas las fotos e información que haya podido compartir sobre sus hijos, y solicite a la empresa de servicios el borrado definitivo de cualquier archivo.
  4. En la página web de su colegio o club deportivo, EXIJA que las fotos de sus hijos estén limitadas a los padres, con contraseñas y/o en una Intranet, sin que aparezcan sus nombres. Ustedes ya saben quiénes son, y sus compañeros de clase o equipo también!. Si estas entidades tienen Facebook, exijan la revisión de sus políticas de privacidad para que cualquier visualización de fotos sea anónima y limitada a los adultos miembros de la entidad; es decir, los familiares de los menores.
  5. Cada vez es más frecuente escuchar que hay que introducir los tablets en los colegios, así como hacer vídeos para actividades de clase. En el caso de que haya profesores que utilicen vídeos en los que salgan sus hijos, exijan al colegio que el uso de estos archivos sean limitados al contexto escolar, o como mucho, a la Intranet a la que los padres puedan tener acceso por medio de contraseña. Aunque sus hijos se lo pidan, no suban esos vídeos a un entorno virtual que no esté protegido, y no permitan que sus hijos lo hagan.

Aunque sea difícil, deberán explicar estas medidas a sus hijos y hacer que las cumplan igualmente. Si no lo hacen, deberán tomar las medidas necesarias para salvaguardar su seguridad. Recuerden que ustedes son los responsables de su bienestar, y que la tecnología no es un derecho, es un privilegio. En nuestra opinión, ningún menor de 14 años debería tener cuentas de Facebook, ni Watsapp. En todo caso y hasta los 18, ustedes deberían saber sus contraseñas de acceso, conocer a sus “amigos”, y revisar periódicamente la información que suben. Pero para llegar a este punto de CONFIANZA (recordamos 10 Consejos para Conectar con su Hijo) lo mejor es que realicen estas acciones juntos, para que ellos vean que ustedes hacen lo mismo, y entiendan que es un tema muy serio y peligroso.

Autor: Dr. Gonzalo Torquemada

Agregar comentario